1/11/12

Terrorífica cena de Halloween

Este año hemos decorado la casa de Halloween: Judith ha hecho una decoración espectacular para la puerta de casa, hemos vaciado una calabaza y le hemos decorado, y también hemos colgado brujas, fantasmas, calabazas y telas de araña por el comedor. Como no podía ser menos, he sorprendido a mi pequeña con una terrorífica cena de Halloween acorde con todo lo que ella había decorado.





















Calabazas de arroz
Hervir arroz con unas gotas de colorante alimentario naranja.
Decorar con trozos de oliva negra y pimiento verde.















Arañas de huevo
Hervir huevos duros.
Separar la yema y mezclar con mahonesa y atún.
Rellenar las claras.
Decorar con trozos de oliva negra.
















Mano de zombi
Añadir 30 cl aceite oliva en el vaso de la Thermomix y programar 10 min Varoma vel 1.
Incorporar 500 gr carne picada de cerdo y una cucharadita de sal. Programar 15 min Varoma vel cuchara giro izquierda.
Retirar del vaso y añadir tomate casero. Formar una mano en una bandeja apta para el horno.
Añadir por encima cebolla pochada (excepto en las ullas) y hornear a 180ºC hasta que esté dorada.
Rodear con puré de patatas.


















Dedos de bruja
Cortar frankfurts como si fueran los nudillos de un dedo y decorar con ketchup.


















Fantasmas rellenos
Con papel film, hacer formas cónicas.
Colocar encima obleas de hacer empanadillas (las típicas de La Cocinera) y hornear hasta que estén crujientes.
Rellenar al gusto. Nosotros las hemos rellenado con un sofrito de tomate y cebolla, huevos duros y atún.
Hacer los ojos con unas gotitas de ketchup.













































Crema calabaza con ojos flotantes
Hacer una crema de calabaza.
Hervir huevos de guatlla (de esos chiquititos).
Cortar por la mitad y decorar con un trocito de oliva negra.
Colocar por encima de la crema.


















Y de postre, algo mucho más tradicional: panellets y moniatos y castañas asadas.






FELIZ HALLOWEEN

1 comentario:

Ana dijo...

¡Madre mía! Sois terroríficamente creativos y originales. No sé qué era más apetitoso: los dedos sin uñas bañados en sangriento ketchup, la mano de zombie, los ojos flotantes... ¡Qué festín! ;-)