10/10/08

Cestos de frutas

El día 27 fue el santo de mi niña. Para que pudiera comer hicimos unas bolsitas rellenas de verduras envueltas con masa filo y unos cestitos rellenos con crema de naranja y fruta natural por encima.





Ingredientes:
1 naranja grande
6o grs de mantequilla
90 grs de azúcar
1 huevo (yo no le puse el huevo porque Judith es intolerante y la crema quedó genial, no hace falta sustituirlo por nada)
1 cucharada de maizena
Frambuesas, moras, grosellas y arándanos (o en mi caso y para que Judith pudiera comer: piña, pera, manzana, uva).
6 tartaletas hechas con masa filo
Para el almibar: 3 cucharadas de azúcar El zumo de 1/2 limón

Preparación:
Lavar bien la naranja y pelarla con un pelador de patatas, solo la parte amarilla, exprimir su zumo.
Poner en el vaso de la Thermomix la cáscara de naranja y rallarla a velocidad máxima, añadir el azúcar, la maizena, el zumo de naranja y la mantequilla, mezclar todo el conjunto en velocidad 4 unos segundos.
Programar 6 minutos, velocidad 2, temperatura 100ºC.
Cuando termine el tiempo incorporar el huevo y llevar 1 minuto a velocidad 3 sin temperatura.
Esta crema tiene que estar en frigorífico mínimo 6 horas y mejor de un día para otro.
Rellenar de crema las tartaletas con una manga pastelera. Hacer un almíbar con el azúcar y el zumo del limón, bañar en ella los frutos y colocarlos encima de la crema.

Los cestitos los hice "pegando" tres hojas de masa filo (me lo dijo Gloria y la verdad es que salieron muy bien) con aceite de girasol o mantequilla, cortando cuadrados y colocándolos en moldes redondos de silicona (para que al hornearse quedaran en forma de cuencos). Para evitar que se ablanden, hay que rellenarlas justo en el momento de sevirlas.

2 comentarios:

Gemma dijo...

Felicitats per la petita!
Segur que devia estar ben contenta amb aquestes postres de festa...
Aquests cistellets de pasta filo queden moníssims i ben cruixents deuen ser molt bons!

Dolors dijo...

Moltes gràcies Gemma. La veritat és que amb els regalets i els nervis no va menjar massa. Però els grans sí i la veritat és que són molt bons!